Archive for the ‘Antropología filosófica.’ Category

Juventud

noviembre 27, 2010

Desde mi individualidad, con pleno uso de mi voluntad y mi PODER físico, mental y espiritual que me otorga la juventud, escribo el siguiente texto en defensa del derecho natural de ser joven dentro de una sociedad caduca y conservadora que envejece a cada instante. En donde los señores del Dinero y la Autoridad son personas decrépitas,  incapaces por su senectud de ser rebeldes y cambiar tajantemente el mundo. Aunque me queda claro que hay jóvenes que profesan la misma fe por la decadencia que sus padres y sus abuelos.

Siglo XXI. Año 2010.  Capitalismo globalizado. Una nueva crisis mundial se cierne sobre el mundo. La sombra del fascismo retoma la forma de la incertidumbre y miedo de los indiviuos.   Se  levanta junto con los monstruos más profundos de la sociedad: xenofobia,  racismo,  exclusión, segregación,  intimidación, en una palabra:  violencia del hombre contra el hombre.

Las naciones emprenden campañas de  persecución, represión,  aislamiento y expulsión en contra de las minorías. Gitanos, turcos y africanos en Europa;  mexicanos y latinoamericanos en Estados Unidos.

En la política interna de cada país, van ganando poder los partidos políticos de ultra derecha, como es el caso del Tea Party de Estados Unidos, movimiento populista de corte WASP (White Anglo Saxon Protestant); el Rassemblent pour la République y Union pour un mouvement populaire, ambos de francia; the Party for Freedom en Holanda, el Partido Acción Nacional en México, entre otros. Todos y cada uno de ellos rememorando los tiempos míticos. La edad de oro primigenia, en donde todo era mejor.

Una de las minorías a la que no  hice referencia lineas arriba es la de los jóvenes. Nuevamente es un delito ser joven, como lo fue en la década de los 60. En México se han asesinado decenas de ellos en los últimos tres meses. No importa su condición económica, social, cultural o ideológica, lo mismo ha sido con estudiantes del TEC de Monterrey que con algunos que se recuperaban de su adicción a las drogas, mediante la terapia ocupacional que les proporcionaba el ser “lava- coches”. Nadie se salva.

En este caso existen dos tipos de muerte: una es la instantanea, producto de un disparo y, la segunda es más lenta, tiene que ver con un proceso degenerativo producto de las drogas y el alcohol, no olvidemos que la guerra que se está librando es contra el narcotráfico, “para que la droga no llegue a tus hijos” (super-mega sic) dice el gobierno federal.

Aunque existen las clásicas formas de enajenamiento: consumo de todo tipo de productos de mala calidad, como por ejemplo el futbol mexicano; medios de comunicación (televisión, radio, periodico), la religión -el ópio de los pueblos- , ahora aparecen sectas que hacen de la violencia un estandarte y  que reclutan a los famosos ninis: la de la Santa Muerte, Jesús Malverde y la de San Judas Tadeo. Nota: La religión yo la entiendo como una institución  mundana creada por los hombres para enajenar y abusar de lo espirital. Lo espiritual es, a mi parecer, el pináculo de la naturaleza interior de los hombres. Ambas son totalmente diferentes. Aquí critico la religión y su representante: la iglesia. No la espiritualidad de cada hombre y mujer.

El por qué de la persecución y aniquilamiento (no importa si  es uno, decenas, millares o millones, por el simple hecho de que se asesine a uno sólo, es motivo de mi INDIGNACIÓN, CORAJE Y PROTESTA; porque el siguiente podría ser yo) al parecer la vejez anquilosada comienza a padecer la paranoia de Herodes,  rey de la antigua Roma que mando a matar a todos los primogénitos de Jerusalem previniendo la aparición de uno de los más grandes revolucionarios de la historia:  Jesucristo, mismo que se adelanto a la Declaración de los Derechos humanos, del hombre  y del Ciudadano cuyo lema era igualdad, libertad y fraternidad,  al establecer la igualdad de los hombres ante Dios.

La paranoia es por parte de la clase capitalista y gobernante, se aseguran de forma malthusiana de que no vayan a existir en el futuro mentes pensantes, imaginativas y con una voluntad rebelde; que desafien su posición cómoda de parásitos sociales.

Este es un llamado a la juventud de MÉXICO Y DEL MUNDO: no demos tregua a que el conservadurismo y apatía de los viejos ideales nos contagie de su podredumbre. Emulemos las acciones que se están emprendiendo en los países desarrollados. Dónde miles y millones de personas, entre ellos los jóvenes, se manifiestan ante el menor intento por parte de la clase capitalista y los zánganos gobernantes de modificar un ápice de los derechos del trabajo y  la educación de la sociedad. Conquistas resultado  de la lucha de clases de todas las generaciones de trabajadores y estudiantes anteriores.

Ahora, más que nunca,  la sentencia de Octavio Paz cobra relevancia: Somos, por primera vez en nuestra historia, contemporáneos de todos los hombres.  Y por está razón no debemos dejar que el egoismo individualista metodológico nos embargue y cerremos los ojos ante la realidad que se nos presenta como un reto generacional. Debemos retomar la consigna de la década de los años sesenta de los jóvenes franceses “LA IMAGINACIÓN AL PODER”

Libertad y Felicidad.

Sábado 27 de noviembre de 2010. México, D. F.

Box: individualismo progresista.

agosto 2, 2010
Juan Manuel Márquez.

Campeón del mundo. JUAN MANUEL MÁRQUEZ.

El box es el deporte de mexicanos campeones por antonomasía. Ejemplo de lo que el individuo puede hacer y hace. Voluntad de ganar. Impulso: el  hambre. Librecompetencia: Cualquiera puede participar, siempre y cuando se tenga una disposición al progreso con un entrenamiento  extenuante y disciplinado. Igualdad, todos parten del mismo nivel, un cuerpo.

Individuo. El trabajo es siempre consigo mismo. venciéndose a cada instante, día con día. El motor; ganar ? A quién? a quién se ponga enfrente. Nunca he visto un campeón mexicano que baje la mirada ante ningún peleador extranjero. La decisión que reflejan sus ojos es  innegable. Todos, absolutamente todos los retadores que saben que enfrentaran a un mexicano anteponen el respeto. Muy probablemente el miedo. El miedo también es una forma de respeto.

El boxeador mexicano es un digno representante de su país, pero antes de eso, es un digno representante de la fortaleza y temple que sólo provee el ímpetu por ser mejor. Esto es, salir de la pobreza material. La mayoría o muy probablemente todos los peleadores han salido de los estratos más bajos de  la sociedad. La capilaridad social que logran es individual a lo más familiar. Entonces, infiero que la capacidad de progreso y trascendencia de sí mismos es infinitamente más simple como célula de la sociedad que como sociedad.

Ejemplificaré. El deporte de las masas que se juega en equipo; el fútbol asociación, es y siempre ha sido una muestra digna de mediocridad. Deporte de conjunto que refleja lo que es una sociedad. Sociedad que no trabaja en equipo -recordemos el síndrome de los cangrejos en la cubeta- está destina al fracaso. Y así lo muestra no solo la realidad del país, sino la realidad del fútbol mexicano, con respecto a sí mismo y al mundo. Siempre la historia del ya merito. Los jugadores y su mentalidad tiende a derrotarse aún antes de comenzar un partido o torneo. México como país ; nació derrotado,  recordemos que los mexicas se derrotaron a sí mismos por una falsa creencia teológica. Entregaron el imperio a los conquistadores españoles, por el supuesto regreso del dios Quetzalcóatl -hombre blanco, de ojos claros y barbado-.  De ahí el síndrome de Quetzalcóatl, aún perdura. Si se es extranjero lo invitan a que se sirva con la cuchara grande, se desviven por ellos. Les abren el país, su casa y su corazón. Los llenan de placeres. y todo porque son blancos de ojos claros y cabello rubio.

Existe una anécdota espantosa de un partido México- Italia  en el que es entrevistado el técnico de la selección mexicana – ¿Porqué perdieron? -contesto: perdiamos desde el vestidor 2-0, ya que, ellos venían vestidos de traje y nosotros con pants.

Continuará…

El individuo y su negación.

junio 20, 2010

El mundo es la manifestación más acabada de la realidad. En el se desarrollan todas y cada una de las voluntades naturales y humanas. Es el fenómeno por antonomasia. Agua, tierra, viento, fuego.

El mundo es la condición material en la que se crean a cada instante nuevas y variadas formas de evolución. Sin él la imaginación humana no podría existir. Ergo sum cogito cogito, ergo sum. (Existo  luego pienso, pienso luego existo)

Todos y cada uno de los fantasmas creados por nuestra mente son producto de la realidad inmediata. No fabricamos temores sin una motivación anterior. No se puede temer lo desconocido cuando se es un espíritu libre y temerario. Siempre compañado por un poder superior. Se teme lo que se conoce. Nos atemoriza la oscuridad porque suponemos algún mal, la aparición de un mostruo u espectro. Nos amedrenta nuestra oscuridad interna porque presuponemos algo, cualquier cosa, tal vez, la verdad. El averiguar quienes somos. Por eso tendemos a la fuga de la realidad.

Entonces, aquella frase que dice que debemos amar a nuestros enemigos refiere a que amemos nuestra oscuridad, nuestra naturaleza malévola, lujuriosa, asesina, mortal. Porque eso somos. Tal vez, el problema de la violencia, intolerancia, serazón; radica en nuestra evasión de la realidad. necesitamos aceptarnos tal cual, para así poder dejar de ser y ser otros  .

Por eso difiero de los pacifistas. Niegan esa parte bélica destructiva y autodestructiva. Se les olvida que el humano y la historia del humano está hecha de guerra y paz. La guerra y la paz existe dentro de nosotros y también entre nosotros. Queremos negar nuestra animalidad. No se puede negar la naturaleza. A final explota con la fuerza de millones de soles. Causando destrucción interna y desastre externo. Todos aquellos que reprimen por mucho tiempo sus instintos se deforman así mismos. Ocasionando las máximas aberraciones. No a la opresión, no a la represión , no a la moral de los desgraciados que se censuran así mismos. Pensando una cosa, diciendo una distinta y haciendo otra.

Manifiesto mi inconformidad contra el individuo timorato, el indiviuo aberrante, que impide el crecimiento del genero humano. Aquellos que suponen que en la doble moral, la debilidad, la mediocridad se encuentra la verdad última. Hombres y mujeres que son adoctrinados desde el mismo momento en que llegan a la vida. Los obedientes a todas las reglas humanas y divinas. Malnacidos desdichados que encuentran satisfacción en la desgracia ajena, en la podredumbre de su estirpe. Generando ideas, pensamientos y acciones contrarias al desarrollo del humano libre . La vida es lo que es, no es buena no es mala.

El o la intelectual. (ampliado y segunda parte)

febrero 21, 2010

Por mis amigos, para mis AMIGOS.

Para definir algo se puede empezar definiendo lo que no es.  El intelectual no es el clásico ratón de biblioteca -nerd- que es físicamente un impedido . Tampoco una persona que es un paria de la sociedad relegado a los libros. Mucho menos un ser que sólo aporta información digerida (escritos rimbombantes y según él llenos de sabiduría) a la ciencia, sociedad, arte,  cultura, trabajo. En el imaginario colectivo también se asocia al intelectual con un ser desharrapado portador de efigies representativas de “rebeldía” : El “che” Guevara, Bob Marley, El martillo y la hoz, la estrella roja. Por último, el estereotipo del intelectual se refiere a una persona anciana que utiliza anteojos y viste de saco y pantalón de mezclilla.

La segunda persona descrita a mi parecer es la más incongruente, puesto que, ¿no se supone que el ser contestatario, subversivo, “crítico” ; como ellos se hacen llamar,  es ser una persona que no adora ni enaltece ningún tipo de símbolos, personajes o doctrinas? ¿Acaso no pugnan por la inclusión y pluralidad? Ellos mismos se excluyen al poner la barrera de la vestimenta. En este momento vienen a mi mente los “anarquistas”, “punks”, “pro-zapatistas” que al delimitarse estéticamente se cierran a los otros y  al mundo. Uno los puede identificar a la brevedad y por lo tanto no querer compartir  nada con ellos,  porque piensan que su verdad es la verdad.

En el primer caso – el nerd, matado, ratón de biblioteca, rebaño literatoide-  los entiendo, sus deficiencias físicas  y por consiguiente  espirituales, les orientan hacia el ego que trae consigo el saber que dos más dos es igual a cuatro.  Ese es su “atractivo”,  guardar información. El tercer caso me parece pusilánime. La mayoría de los intelectuales  viejos (Mosivais como caso ejemplar) son caducos, conservadores, incluso reaccionarios, no porque ellos así lo deseen sino porque el impulso de la juventud es singular y se pierde, obviamente,  conforme pasan los años y el rendimiento del cuerpo decae . Aquí observo una relación simbiótica entre la  fortaleza corporal y los ideales. Aunque me he encontrado con jóvenes que piensan como su abuelo. Reaccionarios a más no poder.  En su ser albergan  un policía y un sacerdote.

El intelectual es una persona que reúne bastantes y variadas características. Todas encaminadas al desarrollo máximo del cuerpo, la mente y el espíritu.  Cómo premisa básica es un ser humano que se preocupa por el mismo antes que preocuparse por  los demás.  Esto es, cuida de su cuerpo de manera diaria, alimentándose con productos  naturales altamente nutritivos y balanceados (fruta, verdura, carne, pastas.). También el ejercicio físico (futbol, box, ciclismo, natación, artes marciales.)es muy importante para él o ella.  Mantiene una complexión física  sana y fuerte de acuerdo a su sexo y edad.

La higiene es importante para el intelectual. Procura bañarse a diario, cepillarse los dientes,  oler bien y vestir de forma pulcra. El  uniforme del inconforme es cuestión pueril y de una rebeldía absurda.  El uniforme no implica conocimiento. Forma no es fondo. Como una cuestión de convicción y de acuerdo a lo que pretende expresar, el intelectual, no se embrutece al beber alcohol. En algún momento como cuestión antropológica, por gusto o experimento psicodélico, probó o probará drogas naturales o sintéticas.

Gusta del buen vestir. Porqué el buen vestir no implica gastos suntuosos.  Se puede vestir bien comprando en cualquier sitio.

El intelectual tiene experiencia en la calle o escuela de la vida. Sabe desarrollarse y acoplarse a las situaciones que se presentan a cada paso. Por lo que tiene una formación incluyente y plural. Sabe convivir con cualquier persona;  interactúa con cualquier individuo,  desde un indigente hasta  el gerente general de tal o cual lugar. Por lo mismo es un individuo paralelo a la sociedad  y  sabe en que momento socializar. Se anexa sin ningún problema a un organismo que persiga los mismos fines . Es una célula.  Aprende de cada nivel, estrato,  clase  que existe en la sociedad en su conjunto. Cómo no sabe nada,  ve en la otredad  la posibilidad de  desarrollarse con base en el apoyo mutuo.  Niega categóricamente todo tipo de imposición autoritaria física o metafísica. Porque la autoridad existe. El zapatero con respecto la violinista es una autoridad en su oficio, así como,  el violinista con respecto la zapatera también es  autoridad.  Un barco necesita de un capitán por cuestiones de experiencia y prácticas.

Al anexarse de manera temporal cumple diversas facetas dentro de la sociedad . Predica con el ejemplo. Cumple labores diarias en pro del desarrollo de su microcomunidad familia, amigos, compañeros.  Ese es en segunda instancia el margen de maniobra, recordemos que primero cambia él (ella)  mismo. Al cambiar el individuo cambia el mundo.

En el transcurso de su vida ha desempeñado distintas labores y se ha inmiscuido en diferentes corrientes culturales, ideales, capilares, moda, musicales, teóricas y prácticas. Para el mismo formarse una idea del mundo y no captar como recipiente vacio el manantial de ideas surgidas del cerebro de otras personas. No es un apologista. No es un imitador. No es un dogmático ni fundamentalista.

Al no buscar el cambio del mundo estilo “heal the world” no pugna por fórmulas impuestas por el establishment : “pensar global, actuar local”; “greenpeace”; “united world”, “save Africa”, “Mil tambores por Haití”, “apoyo a las comunidades indígenas de no sé donde”. De acuerdo, el mundo tiene muchos problemas, pero, que cada comunidad resuelva los suyos. Recordemos que cada sociedad crea sus propios críticos,  apologistas y marginados. Qué cada quién sea responsable de sus actos. En México, se da un caso muy peculiar con este aspecto. Ante las desgracias ajenas las personas se conmocionan, pero, al ver las suyas no hacen nada. A mi parecer, los intelectuales estereotipados responden a esta premisa. Buscan ayudar a los desamparados, a los pobres, a los marginados, en fin, a los según ellos débiles. Pregunto ¿No hay platos sucios que lavar en casa? Así  lo demuetran las inundaciones recientes en el Distrito Federal, Estado de México y Michoacán. La gente Tira basura en la calle, se tapan las tuberias, !voila! alberca de caca. Con el terremoto de Haití aparecen las cuentas para depositar dinero, la gente se llena la boca: “yo ya doné;  ¿y tú ?,  ¿ya donaste?”. A la siguiente semana las inundaciones. Nadie donó. “Farol de la calle obscuridad de tú casa” Todos se quejan. Cuando cada persona es culpable de su situación.

“La izquierda consciente”, “izquierda y abajo”,  es peculiar. Se encaminan a lugares desolados en los que (piensan ellos)  la gente los necesita. En particular se dirigen a las comunidades indígenas. Absurdo pensamiento, esas comunidades indígenas que ellos pretenden proteger datan de hace cientos de años. Han sabido caminar la historia. Ese es uno más de los complejos del mal llamado intelectual. Se siente mesías rescatador de almas perdidas.

De este último párrafo me traslado a una cuestión cardinal: La Naturaleza. Pero antes debo tratar el tema del ecólogo- vegetariano- abraza árboles; que también cree ser la vanguardia de la intelectualidad sólo porque sabe distinguir entre la basura orgánica y la inorgánica.  ¿Cómo puede alguien pensar en salvar al mundo? El mundo no necesita del humano, el humano necesita del mundo. ¿Quién debe salvarse?…

El o la Intelectual. (primera parte)

febrero 8, 2010

Para definir algo se puede empezar definiendo lo que no es.  El intelectual no es el clásico ratón de biblioteca -nerd- que es físicamente un impedido . Tampoco una persona que es un paria de la sociedad relegado a los libros. Mucho menos un ser que sólo aporta información digerida (escritos rimbonbantes y según él llenos de sabiduria) a la ciencia, sociedad, arte,  cultura, trabajo.

El intelectual es una persona que reune bastantes y variadas características. Todas encaminadas al desarrollo máximo del cuerpo, la mente y el espíritu.  Cómo premisa básica es un ser humano que se preocupa por el mismo antes que preocuparse por  los demás.  Esto es, cuida de su cuerpo de manera diaria, alimentandose con productos  naturales altamente nutritivos y balanceados (fruta, verdura, carne, pastas.). También el ejercicio físico (futbol, box, ciclismo, natación, artes marciales.)es muy importante para él o ella.  Mantiene una complexión física  sana y fuerte de acuerdo a su sexo y edad.

La higiene es importante para el intelectual. Procura bañarse a diario, cepillarse los dientes,  oler bien y vestir de forma pulcra. El  uniforme del inconforme es cuestión pueril y de una rebeldía absurda.  El uniforme no implica conocimiento. Forma no es fondo. Como una cuestión de convicción y de acuerdo a lo que pretende expresar, el intelectual, no se embrutece al beber alcohol. En algún momento como cuestión antropológica, por gusto o experimento psicodélico, probó o probará drogas naturales o sintéticas.

Gusta del buen vestir. Porqué el buen vestir no implica gastos suntuosos.  Se puede vestir bien comprando en cualquier sitio.

El intelectual tiene experiencia en la calle o escuela de la vida. Sabe desarrollarse y acoplarse a las situaciones que se presentan a cada paso. Por lo que tiene una formación incluyente y plural. Sabe convivir con cualquier persona;  interactua con cualquier individuo,  desde un indigente hasta  el gerente general de tal o cual lugar. Por lo mismo es un individuo paralelo a la sociedad  y  sabe en que momento socializar. Se anexa sin ningún problema a un organismo que persiga los mismos fines . Es una célula.  Aprende de cada nivel, estrato,  clase  que existe en la sociedad en su conjunto. Cómo no sabe nada,  ve en la otredad  la posibilidad de  desarrollarse con base en el apoyo mutuo.  Niega cateoricamente todo tipo de imposición autoritaria física o metafísica. Porque la autoridad existe. El zapatero con respecto la violinista es una autoridad en su oficio, así como,  el violinista con respecto la zapatera también es  autoridad.  Un barco necesita de un capitán por cuestiones de experiencia y prácticas.

Al anexarse de manera temporal cumple diversas facetas dentro de la sociedad . Predica con el ejemplo. Cumple labores diarias en pro del desarrollo de su microcomunidad familia, amigos, compañeros.  Ese es en segunda instancia el margen de maniobra, recordemos que primero cambia él (ella)  mismo. Al cambiar el individuo cambia el mundo.

En el transcurso de su vida ha desmpeñado distintas labores y se ha inmiscuido en diferentes corrientes culturales, ideales, capilares, moda, musicales, teóricas y prácticas. Para el mismo formarse una idea del mundo y no captar como recipiente vacio el manatial de ideas surgidas del cerebro de otras personas. No es un apologista. No es un imitador. No es un dogmático ni fundamentalista.