Posts Tagged ‘muerte’

Hijo de la Anarquía

diciembre 17, 2010

Noche.

Espera.

La vejez se presenta como una realidad, la muerte está más cerca.

Me dedico éste escrito. Se lo ofrezco a DIOS.

Un año más de vida en un mundo caótico: un logro divino.

Pero he aprendido que sólo es un día más, un paso más.

Veintisiete años de felicidad, tristeza, engaño, decepción, infierno, muerte, luz, amor, amistad, oscuridad, fe, temor… en fin, tantas y tantas experiencias. La divina comedia individual.

Ante todo,  hay un poder superior a mi mismo que me guía, que me permite estar vivo.

Sólo él me da el soplo de vida que me permite existir.

Energía universal que se manifiesta en mi ser. De no ser por esa mágica e inigualable fuerza no podría latir mi corazón.

Absolutamente todo se lo debo a la naturaleza. Soy la naturaleza reflexionándose a sí misma.

Destrucción, autodestrucción, muerte, calamidad, caos, avaricia, lujuria, EGO, soberbia, oscuridad, violencia, también soy eso, lo acepto, pero no debo dejar que me consuma. Delicias, placeres malsanos, suculentas sutilezas enfermizas.

Uno más. Importante pero no tanto.

No estoy sólo ante el espíritu del mundo. No más.

Mi cuerpo, mi mente, mi espíritu. La totalidad que me permite ser, existir. Existo, luego pienso. Pienso, luego Existo. Danzo luego existo.

Emociones, pasiones, desenfreno, lujuria, serazón, libertad, paz, tranquilidad, fuerza, voluntad.

Guerrero del color de la tierra.

LOCURA-AMOR- RAZÓN.

El universo en mi mismo.

Anarquista, budista, bailarín de la vida.

Futbolista, boxeador, globalifóbico.

Hermano, hijo, amigo.

Intelectualidad,  drogadicción. RASTA hippie.

Barricadas, desvelos, ebriedad.

Cigarros, marihuana, complemetariedad natural: mujer.

Playa, mar, viajes psicodélicos.

Montañas, lluvia, sol, piedras, fuego, gritos, risas.

Prisma inacabable de tonalidades difusas, dispersas y polarizantes.

Hijo de la anarquía.

Gracias DIOS.

Anuncios

EL viejo camino del sol.

noviembre 4, 2010

Eones de tiempo que  las almas de los muertos transitan el viejo camino empedrado de flores moradas y naranjas de cempazúchitl.

El mismo que caminaremos. Las estrellas rojas colgadas del cielo, en la noche lobrega, anuncian la cercanía del trasmundo.

Las fogatas de los vivos guían hacia el destino irremediable. La cita es con el tiempo cíclico, en el Mictlán.

Al norte, lejos de la vida, yace el psicopompo Xólotl, perro guardían del camino,  mascota de la muerte, arriero de las nueve dimensiones ultraterrenas.

En la tierra, aún penando la vida, los familiares y amigos claman, oran y ofrendan por el buen viaje del difunto.

Las almas(teonalli) afortunadas lograran pasar por los ríos, montañas, sierras de navajas, vicisitudes últimas de la muerte, hasta llegar al Chicunamictlán cuatro años  después de abandonar la realidad mundana.

La teonallli se reintegrará así misma en comunión eterna con la tranquilidad absoluta.

LOCURA.

febrero 13, 2010

Se ha desatado con la fuerza de todos los pensamientos.

Obsesión en el actuar, aferrarse a la misma idea.

Tus actos ahora están condenados  a la irracionalidad.

Tú vida se postro en ese paso a la verdad.

La línea que separa a las buenas costumbres, moral, estatutos, instituciones, leyes, libros, reglas, imposiciones, ha sido rebasada.

Me quieres no hay duda. Tenemos los mismos genes.

Lo siento como si lo estuviera viviendo.

Me flagela la carne. Desmembra mi corazón. Mi mente se aproxima cada día, no temo, eso también es parte de mi.

Negar la verdad es negarme a mi mismo. Dejar de existir.

¿Quién no quisiera desatar los demonios internos? Aquellos que te dicen no debes, no puedes, no hagas, no digas, no quieras, no ames, no, no, no…

Los mismos demonios que  incitan a obrar de acuerdo a tú animalidad:  BESTIA QUE BAILA.

Prejuicios que inhiben el cuerpo. Neurosis colectiva que pretende condenar  lo incondenable: el humano.

Quiero abrir mi mente, mi corazón, mi vida.

No encadenarme a la moral decadente que prohíbe.  Decir sí.

Escapar de los moldes que condenan, que arrastran, que detienen, que pudren.

Fracturar la virtud. Ser un caníbal,  salvaje que ama las cosas brillantes. Que ama el sol. Que le gusta sentir el temblor de las estrellas; el rugir del cosmos; la frialdad de la noche sin estrellas. Qué encuentra el gozo en los detalles ínfimos de la existencia.

General view of the island neveranger, 1911.

Adolf Wölfli.

Wölfli was abused both physically and sexually as a child, and was orphaned at the age of 10; He thereafter grew up in a series of state-run foster homes. He worked as a farm labourer and briefly joined the army, but was later convicted of attempted child molestation, for which he served prison time. Sometime after being freed, he was arrested for a similar offense and was admitted in 1895 to the Waldau Clinic in BerneSwitzerland, apsychiatric hospital where he spent the rest of his adult life. He was very disturbed and sometimes violent on admission, leading to him being kept in isolation for his early time at hospital. He suffered from psychosis, which led to intense hallucinations.

Creative works.

At some point after his admission Wölfli began to draw. His first surviving works (a series of 50 pencil drawings) are dated from between 1904 and 1906.