Posts Tagged ‘vida.’

Hijo de la Anarquía

diciembre 17, 2010

Noche.

Espera.

La vejez se presenta como una realidad, la muerte está más cerca.

Me dedico éste escrito. Se lo ofrezco a DIOS.

Un año más de vida en un mundo caótico: un logro divino.

Pero he aprendido que sólo es un día más, un paso más.

Veintisiete años de felicidad, tristeza, engaño, decepción, infierno, muerte, luz, amor, amistad, oscuridad, fe, temor… en fin, tantas y tantas experiencias. La divina comedia individual.

Ante todo,  hay un poder superior a mi mismo que me guía, que me permite estar vivo.

Sólo él me da el soplo de vida que me permite existir.

Energía universal que se manifiesta en mi ser. De no ser por esa mágica e inigualable fuerza no podría latir mi corazón.

Absolutamente todo se lo debo a la naturaleza. Soy la naturaleza reflexionándose a sí misma.

Destrucción, autodestrucción, muerte, calamidad, caos, avaricia, lujuria, EGO, soberbia, oscuridad, violencia, también soy eso, lo acepto, pero no debo dejar que me consuma. Delicias, placeres malsanos, suculentas sutilezas enfermizas.

Uno más. Importante pero no tanto.

No estoy sólo ante el espíritu del mundo. No más.

Mi cuerpo, mi mente, mi espíritu. La totalidad que me permite ser, existir. Existo, luego pienso. Pienso, luego Existo. Danzo luego existo.

Emociones, pasiones, desenfreno, lujuria, serazón, libertad, paz, tranquilidad, fuerza, voluntad.

Guerrero del color de la tierra.

LOCURA-AMOR- RAZÓN.

El universo en mi mismo.

Anarquista, budista, bailarín de la vida.

Futbolista, boxeador, globalifóbico.

Hermano, hijo, amigo.

Intelectualidad,  drogadicción. RASTA hippie.

Barricadas, desvelos, ebriedad.

Cigarros, marihuana, complemetariedad natural: mujer.

Playa, mar, viajes psicodélicos.

Montañas, lluvia, sol, piedras, fuego, gritos, risas.

Prisma inacabable de tonalidades difusas, dispersas y polarizantes.

Hijo de la anarquía.

Gracias DIOS.

Anuncios

EL viejo camino del sol.

noviembre 4, 2010

Eones de tiempo que  las almas de los muertos transitan el viejo camino empedrado de flores moradas y naranjas de cempazúchitl.

El mismo que caminaremos. Las estrellas rojas colgadas del cielo, en la noche lobrega, anuncian la cercanía del trasmundo.

Las fogatas de los vivos guían hacia el destino irremediable. La cita es con el tiempo cíclico, en el Mictlán.

Al norte, lejos de la vida, yace el psicopompo Xólotl, perro guardían del camino,  mascota de la muerte, arriero de las nueve dimensiones ultraterrenas.

En la tierra, aún penando la vida, los familiares y amigos claman, oran y ofrendan por el buen viaje del difunto.

Las almas(teonalli) afortunadas lograran pasar por los ríos, montañas, sierras de navajas, vicisitudes últimas de la muerte, hasta llegar al Chicunamictlán cuatro años  después de abandonar la realidad mundana.

La teonallli se reintegrará así misma en comunión eterna con la tranquilidad absoluta.